Noches de rondas en un café


Instantáneas de la espera.

Esta frio el ambiente, las calles parecen detenidas más allá de esta ventana, así mientras aspiro el frio y el olor a café me parece el mundo. Esta ella con su boina negra, tirantes y moño llevando café a las mesas. No la conozco y, sin embargo tengo una extraña empatía hacia ella. Debe ser que al ser pequeña y de mirada frágil me recuerda a ella y todas ellas. Me descubro con la certeza de saber que lucharía por lograr la felicidad de esta desconocida. Solo porque sé que ese es el principio de vital que busco. Comunidad basada en la verdad clara que puedo intuir en el corazón. No sé su nombre, no conozco el sonido de su voz y creo en ella… a no ser que grazne y no pueda volar, entonces se puede quedar acá y solo servirme más café.

Londres, sigo esperando.  2016

****************************

 

El deseo y otras cosas que se pierden en el camino y se adquieren caminando.

Vuelo de imaginación llévame al retorno. No he querido olvidarle, y ya van lejanos nuestros pasos, eres parte de ese collage que huele a muerto y que parece adornarse de arterias rompiéndose. Tus piernas cortas y firmes en las que me sumergí por tan poco tiempo. Y ahora que baje el arco y que la flecha va a ciegas volando tan lejos te reflexiono.

Sin duda puedo perderme en tus nalgas y piernas correr hacia ese laberinto donde he de esconder la brújula, romperla y en pedazos armar un nuevo rostro que hable más alto de mí.  Pero entretanto quiero tu ternura, quiero oírte hablar de política, mientras compartimos un café. ¿Quién puede ser capaz de enamorarme así?

Ah Prometeo, que bien me enseñaste a robar el fuego desde aquel cementerio nevado, y tú, ¡Ojos azules! que bien supiste guiar mi mano para despedazar tu recuerdo y multiplicarlo por siempre. Que mejor que enamorar y enamorarse entre noches y días, diferentes rostros y gestos, a veces encontrar ojos llenos, a veces no tanto. Saber que estamos incompletos ambos y estamos buscando completarnos tu o quien seas conmigo y yo o quien tú quieras contigo o con otra. Saber que por un instante podemos volar con otras alas; quizá enredando unos pies fríos a unos tobillos de fuego, principio de intercambio de temperaturas.

Quisiera que estuvieras aquí para poder besarte para imaginar que eres una, otra y todas las mujeres que he perdido.

Londres 2016, esperando

 

Anuncios

Acerca de Jorgenial

Actor, Director y Dramaturgo.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s