Khalid y el tiempo que has dejado.


¿Y si alguna vez cuento de mis tiempos y del mundo que diré?

Una bolsa negra con una sonrisa que se disipa. Un templo con sangre y tus palabras proféticas en ese muro virtual que solo habla de fragmentos, una garganta roja y un corazón que quiere detenerse por siempre. Así estos días de furia.

Un payaso jineteando el tiempo y el destino. ¿Cómo llegamos aquí? La nave de los locos finalmente encalló en tierra y se adueñó de la península, del mundo. No encuentro forma, fondo.

Una bomba estalla y mata a un amigo en Kabul que trabajaba en una oficina, un hombre noble. En mi México, un ser asqueroso se postula para presidente y dice con orgullo que el libro que ha marcado su vida es sin lugar a dudas “El Libro Vaquero”;  propone la mutilación como un medio para acabar con la corrupción y el hurto. Obviamente.

¿¡Las redes estallan!?

¡Un Meme!

Porque incluso hemos olvidado la forma de indignarnos. Forma y Fondo ausentes una vez más.

Un mal trueque Dionisos y Apolo por Gokú.

(Por cierto se presenta Goku en el Museo de la Ciudad de Cuernavaca ¡Mis tiempos!

¿Quién mueve los hilos? Te has fijado como en realidad ninguno tiembla cuando nadie lo mira. El infinito es hoy un dedo que sangra sin apretar el gatillo, esta crispado.

Estalla otra bomba en la tierra de Cristo y ahora mueren un poco más, pero ya no son tantos. ¡Han caído tantas bombas! Aquí no es diferente, un niño compra el libro vaquero mientras contempla las tetas de una fulana y al mismo tiempo y en la misma plana ve el cuerpo de un fulano ensangrentado mientras la nota pública lejana a un epitafio le recuerda así: “Por puñal, apuñalado”.  El niño ahora instruido relaciona deseo sexual, violencia y prejuicios… ad infinitum. Será gobernador de Nuevo León.

Niños con los que crecí, de ideales y búsquedas perdieron toda compasión y el sistema les robó su corazón, se refieren a los “pobres” como otra especie. Los muertos son números, la miseria porcentajes. Ya nunca volverá la belleza a asomarse por sus ojos, solo lo bonito. Yo me consumo, no cabe duda que mi tiempo debe de terminar pronto. Tiene que haber más…

Mundo de hoy, no me engañan tus formas filosas. Y aunque tengas a mi amigo en una bolsa con su risa y sus cantos en farsi congelados, siempre podré escucharle, incluso en mi propia lengua. Tiempos modernos no puedes contra mi voluntad, mi inventiva, imgainación. Tus horrores no son nada, siempre me podré conmover y cuando no pueda… Vuelo.

Yo espero en mi locura encontrarme con la princesa Cuautlitzin y pedirle que me enseñe a desaparecer entre las aguas, tal cual lo hizo cuando llegaban los Mexicas con sus horrores; que también este tiempo desuella y nos deja expuestos.

Pero si soy río no me extingo, si soy viento habrá un recuerdo. Por eso corro dentro de los mitos y me vuelvo fuego de fénix, para que no me olvides. (Para que yo no te olvide Khalid)

Para decirle al tiempo “sigo de pie esperándote”. Tendrás congruencia con mi alma una vez que roto como espejo junte mis piezas y tenga un nuevo rostro fracturado. ¡Tiempo inmoral! Quieres en verdad torcerme, pero aún habemos varios que viajamos fuera de ti. Y aunque los tengas encerrados, y les llenes de pastillas quizás mañana despierten y hablen de lo que tú no eres.

¡¡Tus redes estallan!!

No me atraparás.28378949_1581323865270197_585995380605547946_n

A tu memoria Khalid.

Anuncios

Acerca de Jorgenial

Actor, Director y Dramaturgo.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s